lunes, 5 de diciembre de 2016

IMAGINACIÓN Y PODER



NOTA EDITORIAL 16 AÑOS REVISTA CONTRATIEMPO
Imaginación y poder

Cumplimos 16 en un año harto difícil. Un año en el que el mundo cambió de manera tan abrupta que todavía persiste el mareo y cierta piadosa incredulidad. Año marcado por el fortalecimiento de pavorosos fascismos, de feroces xenofobias, expresados con un brutalismo que parecía ya desterrado. Año desesperanzado para millones de modernos bárbaros, refundados como material de descarte, que pagan con el propio cuerpo el fin de fiesta de otros. Año desangelado también para quienes la vida, la sangre, los órganos, están abocados a la tarea del pensamiento, del arte, de la creación. Para quienes la cultura constituye parte de la biografía y no mero accesorio o coto de caza, según soplen los vientos. Al desierto que crecía de Nietzsche habría que darle una vuelta de tuerca: ya cosechó, en esa desalentadora aridez, sus frutos más nocivos, sus perversas estrategias de producción, su extensión en el espacio y sobre todo, en el tiempo. 

La Argentina transita este nefasto itinerario mundial: luego de largos años en los que el país fue tratado y maltratado como un feudo, con patrones y patroncitos de estancia que se repartían riquezas, materiales y espirituales, como si el Estado fuera una propiedad privada, le sucedió una corporación que si bien tiene en claro que el país no le pertenece, lo gerencia y lo sostiene con las tropelías propias de todo neoliberalismo que llega hasta sus límites más extremos: despidos masivos, encarcelamientos inocentes, balas contra niños y trabajadores, indigencia en ascenso, exclusiones y darwinismos varios. Así empezó el año, así continuó, así está concluyendo. 

¿Insistir con que el problema es cultural? ¿Qué años de populismo de izquierda, de mantener a las capas menos favorecidas en un analfabetismo conveniente derivó en el portazo de estas en pos de fuegos artificiales? ¿Que se tuvo la oportunidad histórica, y desperdiciada, de elevar la educación, el pensamiento crítico, el espíritu, para precisamente no quedar a merced de vendedores de ilusiones? ¿Para qué? Es parte de la religión. Bien conocemos la dificultad de ir contra dogmas sólidamente instalados. Contra dioses y padres redentores. Contra la maldita política cuando tiene al hombre fuera de sus horizontes. Contra la nueva cultura del eslogan, que actúa sobre las conciencias con la perseverancia de la gota de agua que horada la roca y termina convirtiéndose en verdad agujereada. 

Año de bajísima capacidad crítica (corolario previsible de los anteriores) y altísimo nivel de estupidez. Año de una creciente hollywoodización de la vida cotidiana; con multitudes hablando solas frente a pantallas que prometen fama instantánea y resarcimientos materiales y espirituales, ya fuera para vender un libro, convocar a una marcha, votar al candidato sonriente o exaltar la autoestima cada vez más deteriorada en la vida real. 

Año de humillados. Año humillado. Año de revanchismos, contra “los hombres”, contra los inmigrantes, contra los trabajadores, contra el pasado, contra el otro.  

Época que nos obliga a imaginar utopías poderosas, a pensar estrategias de supervivencia. Imaginación y poder como objetivos, entonces, que impulsen a la creación de nuevas formas: de pensar, de hablar, de producir, de crear. Hay que fundar atmósferas nuevas, suelos fértiles, palabras vivas. Restituirle a la gramática su carácter transgresor, por fuera del palabrerío que repite libretos y fórmulas, conceptos fosilizados que desconocen su propio anacronismo y que actúan como tranquilizador de conciencias mientras perpetúan un mismo estado de cosas. De un extremo al otro. Época que urge el parricidio. 

Pero no estamos solos. Nos acompañan los amigos, los colaboradores, las nuevas generaciones, los lectores que cada día crecen, afortunada y silenciosamente, en número y en diálogo. Sin ellos y sin aquellos objetivos, ¿qué sentido tendría hoy una revista de cultura como Contratiempo? Ninguno. A todos ellos, los actuales y los por venir: ¡Muchas gracias por estos 16 años!

Al sitio de Revista Contratiempo
http://www.revistacontratiempo.com.ar


jueves, 24 de noviembre de 2016

NOVEDADES LIBROS / EL COMIENZO DE LO TERRIBLE

El comienzo de lo terrible.

Un ensayo sobre la belleza

Un malestar, un viaje, los años 90; un manuscrito hallado veinte años después; y un diálogo que se entabla entre el pasado (tanto de esa escritura como del tiempo narrado) y el presente, constituyen la materia de este nuevo libro de Zenda Liendivit. El texto va construyendo una red en la que la autora-personaje queda atrapada. Pero lo aterrador no es esta estructura inestable, que adopta la forma de su presa, sino la certeza que ella teje entre sus nudos. O, mejor dicho, lo que ella deja afuera. El comienzo de lo terrible, que funde la reflexión filosófica con la crónica de viaje, constituye la búsqueda errante de la belleza y la inscripción en el cuerpo, orgánico y lingüístico, de sus efectos abismales. Un viaje sin retorno posible; un inicio que solo puede vislumbrarse al final. Del viaje y del ensayo.

"El comienzo de lo terrible. Ensayo sobre la belleza a través de la experiencia estética del viaje", de Zenda Liendivit. Editado por Contratiempo Ediciones, Noviembre 2016

miércoles, 19 de octubre de 2016

NADIE MENOS: LA SAGRADA COMUNIÓN

Nadie menos: La sagrada comunión

Coberturas sensacionalistas, el morro y la selfie, las caritas jóvenes (la mayoría), que acrecientan el morbo, las discusiones sobre vestimentas y costumbres, el despliegue interminable y efímero del último crimen en los medios de comunicación, viralizado en las redes hasta la saturación, que tapan lo que repta por abajo. Cuestiones-raíces, que van perforando la tierra, hacia arriba, hacia los costados, raíces subterráneas y mortíferas. Alimentar esa savia envenenada con estas parcelas, con estos despliegues periodísticos, con estas “concientizaciones”, con esto de “por ser mujer”, con esto de hombres-monstruos que pueden caminar atrás, o al costado, jamás a la par, parece el objetivo de un sistema que necesita atenciones desviadas, dramas taquilleros, ficciones bien armadas, que nos absorben los días y las mentes. Sexo, juventud y sadismo. ¿Qué podría salir mal en estos modernos thrillers fundados en la vida real? Hoy el machismo es la causa de todos los males, y “la mujer”, la que siempre participó activamente en la construcción del mismo, se tornó en víctima. Eso no es ficción, claro está. El grave problema de este voluntarismo organizado en multitudes es su falta de una auténtica discusión política. Discusión política y filosófica, indagación sobre esas raíces necrófilas que crecen subterráneas y que, muchas veces, las tienen a ellas como sus frutos más jugosos. La crítica como praxis y la praxis como resultado de la crítica. Mujeres emancipadas, liberadas, productos de un sistema que decidió virar el rumbo y las sacó de la casa y los platos y las lanzó al mercado laboral, dejando un tendal de hombres criados a la vieja usanza. La mujer, hoy en día, sirve más como consumidora que como procreadora y cuidadora de hijos. Sirve más con su imagen proactiva, inspiracional, independiente y vociferante, reclamando “su” lugar en el mundo (recordar los discursos de Michelle Obama y cuanta primera dama nos visita últimamente). Como si ese lugar fuera muy diferente a tantos otros esclavizados y manipulados, destrozados y torturados por un dispositivo que instrumentaliza cuerpos como si fueran mercancías. Sirve. No hay asomo de idea revulsiva o realmente contestataria en estas manifestaciones de “mujeres” hartas de los hombres homicidas. No hay planteos, por ejemplo, de construir comunidades para enfrentar al verdadero monstruo de raíces subterráneas. Al fin y al cabo, nadie nunca logró detener un crimen, una injusticia, nadie consiguió una reivindicación sin un programa político, sin un objetivo en común. Común, que deriva, precisamente, de comunidad. De comunidad de intereses. En este caso, el de la supervivencia, el acrecentamiento vital, el desarrollo de las más elevadas formas de vida que no acepta distinciones. Excluir es y será siempre un debilitamiento: quedamos servidos en bandeja para el próximo banquete fáustico de aquellos poderes que hoy se metamorfosean con el riguroso negro de la protesta.

martes, 18 de octubre de 2016

PERSECUCIÓN A UNA EDITORIAL

El problema de ser (verdaderamente) independientes
Espíritu de revancha, oportunismo político o la quinta pata al gato: en fin, vaya a saber qué les mueve a ciertos poderes para seguir hostigando a nuestra Editorial. Ya avisamos a nuestros "apretadores", que fueron muchos este año, que próximamente haríamos pública, con solicitada incluida, la detallada historia de esta persecución ideológica. Y no nos estamos victimizando. Es la realidad que nos alcanza. Pero lejos de mantenernos callados, vamos a hacer uso (y abuso) de nuestro derecho a réplica. En tribunales y en los medios de comunicación. Quedan todos avisados.



jueves, 13 de octubre de 2016

BOB DYLAN Y LOS REVULSIVOS AÑOS 60


Bob Dylan nos recordó la exposición que vimos este año en el MoMa, ese museo díscolo en pleno corazón de Manhattan, oasis atrapado entre los rascacielos poderosos de la 6 Av. Se trataba de la década del '60, sus manifestaciones y convulsiones. Lo que nos lleva a varias interrogantes: ¿cuáles son, en la actualidad, las formas estéticas del arte en su carácter revulsivo? ¿Se volvió el arte tan complaciente que cada gesto se convierte, casi en forma inmediata, en su contrario? ¿Perdió el arte, definitivamente, aquéllo que lo definía de manera 'esencial'? ¿Quedó como elemento decorativo de una burguesía cada vez más satisfecha que lava malas conciencias y especula e invierte a futuro? Y en última instancia, ¿dónde encontramos arte y experiencia estética en un mundo que hizo de la mercancía, incluidos nosotros mismos, su razón de ser? Preguntas sin respuestas, todavía (estamos en esas búsquedas). Aquí, algunas cosas que vimos en el MoMa:

 





Fotos: Exposición "Desde 1960-1969" / MoMA (Mayo 2016)
Zenda Liendivit

viernes, 23 de septiembre de 2016

MICROFASCISMOS, VÍCTIMAS Y VICTIMARIOS

Microfascismos, víctimas y victimarios

Perseguidos, hostigados, intimados; patoteados telefónicamente o por escrito, con términos rimbombantes y amedrentadores: no sabíamos que éramos tan molestos! 
Lo curioso es que también criticamos a la administración anterior (y también tuvimos un par de situaciones desagradables, por llamarlo de alguna manera). Todo poder sueña con la obsecuencia debida, las cabezas gachas, los pensamientos triviales, la cultura vacía o seudo intelectual, el pasatismo estupidizante. El que piensa, y sobre todo, el que dice lo que piensa desde algún medio de comunicación, resulta un escollo y un peligro. Un hueso duro de roer y digerir. Un malestar orgánico que resiente y desacomoda el cuerpo del represor. Adoctrinar en la obediencia y el miedo es el objetivo y la pedagogía. La naturalización transversal, lenta y progresiva, de la pérdida del derecho a hablar, pensar y disentir es la estrategia que funda esos "microfascismos" donde todo el mundo, o sea nadie, resulta cómplice y responsable. Este es el verdadero triunfo de las nuevas derechas del siglo XXI: que la víctima termine siendo también la victimaria.

jueves, 22 de septiembre de 2016

PERSECUCIÓN Y HOSTIGAMIENTO

PERSECUCIÓN y HOSTIGAMIENTO


Desde principios de año la Editorial viene soportando atropellos y abusos de autoridad por parte de poderes que, sospechamos, no están demasiado contentos con nuestra tarea crítica. Ya estamos a punto de perder la paciencia. Y al margen de que el tema está en manos de nuestros abogados, no descartamos que de continuar esta persecución ideológica, la haremos pública. Estamos en nuestro derecho. Por eso, porque este año vino, de entrada, policial y fascista, que sigamos publicando, produciendo y, sobre todo, pensando, es siempre una señal de buena salud. De fortaleza. De un rotundo "no" a los cosechadores del miedo y de la prepotencia patotera.

sábado, 17 de septiembre de 2016

OBSESIONES. NOTAS SOBRE ARTE Y LITERATURA


Obsesiones es un libro íntimo y a la vez un trabajo ensayístico, por momentos meticuloso, sobre temas, autores y pensamientos que conforman tanto las afinidades electivas de la autora como las de sus objetos de estudio. Constituye más que una biografía intelectual, un modo de lectura que tiene como eje la obsesión ajena que actúa y deja huellas sobre la propia escritura. La modernidad de Baudelaire y la refundación lírica de París; el pensamiento fragmentario de Deleuze; Berlín, la infancia y el horror en Döblin; Kafka y la construcción literaria de Praga; el pensamiento marginal y antiacadémico de Ezequiel Martínez Estrada; el derrumbe de Fitzgerald en la Nueva York de la década del 20; las tensiones entre locura, civilización y lenguaje en Artaud; el erotismo en Bataille, Bernini y Schiele; el amor, la locura, el paisaje y la expiación en Emily Brontë; las vanguardias estéticas; la arquitectura visionaria de Salamone y los pueblos de la pampa; los viajes, las pasiones, las utopías, la ciudad, son algunas de estas obsesiones. Fiel a su estilo de reunir lo que suele quedar atrapado en estudios especializados y disciplinas cerradas, Zenda Liendivit va tras ellas, a la manera de Cioran, en un ejercicio de admiración. Y para leer, desde esa escritura obsesionada, la actualidad.

Texto de contratapa del libro "Obsesiones. Notas sobre arte y literatura", de Zenda Liendivit, editado por Contratiempo Ediciones en septiembre de 2016

jueves, 15 de septiembre de 2016

NOVEDADES EDITORIALES: OBSESIONES. NOTAS SOBRE ARTE Y LITERATURA


PROLOGO

¿Por qué escribimos cuando podríamos no hacerlo? ¿Qué nos mueve hacia ese mundo de signos, palabras, frases, puntuaciones y espacios en blanco; a lidiar con ideas, significados y sintaxis? Y sobre todo, con esa angustiosa búsqueda, consciente o no, de la voz propia. De esa gramática que nos torne inconfundibles aunque, como diría Jünger, hablemos de protozoarios. Una escritura que sea ella misma y a la vez, multiplicidad, vecindad y lejanía. Que elabore estrategias que son también formas de la lengua que se tensa, se enrosca y oculta; o se va desenrollando para develar lo inaccesible a todo lenguaje. Trabajo de alfarero, de arqueólogo, de demolición. En fin, ¿por qué nos constituimos, a veces con perseverancia implacable, en autores cuando podríamos guardar silencio? Y aún más abismal, ¿qué garantía tenemos de que el silencio no resulte, al fin y al cabo, mucho más elocuente e ingresivo que todos esos signos, espacios, palabras, sintaxis, oraciones y conjugaciones, figuras que se atropellan en el papel, que exigen materialidad, que aspiran a la posteridad? Ninguna.
Precaria certeza, sin embargo: la obsesión fue la artífice del presente libro —que habla de la experiencia estética, del arte y la literatura. Obsesión de los otros y obsesión propia. Y cómo unas fueron actuando sobre la otra, fueron abriendo en la escritura espacios de vecindad, dejando huellas, creando, como toda pasión, sus propias reglas de lectura, sus itinerarios de pensamiento, sus infinitos desvaríos, registros y repeticiones. Y, claro está, también sus silencios.
Deleuze afirma que el fragmento es constitutivo del ser americano, contra el pensamiento europeo, que siempre anda buscando totalidades cerradas. Hay una lógica detrás de esta articulación del discurso: somos seres de encrucijadas, de mixturas. Incluso impunes, a la manera en que lee Borges la tradición occidental. Encima, malos traductores, nos faltó crianza, aquel suelo natal. Somos seres a la deriva, aunque nos empeñemos en construir (o inventar) historias y abolengos. Este libro pretende iluminar esos fragmentos; seguirlos, que nos sigan. O descartarlos. Esta instancia-confín de la escritura constituye territorio de disputas. Y a la vez, albergue y acantilado. Hay dificultad para renunciar a él pero también, incomodidad en la permanencia. Amor y ferocidad. También despedida. La pasión amorosa comparte con la escritura la búsqueda del instante que se sabe perdido de antemano. Pero ambas insisten.
Obsesiones es un pretexto, en casi todas sus acepciones. Está por delante, recubre, reitera lo ya dicho, lo fijado, precede. Excusa lo que todavía no puedo decir. O escribir. Es un pretexto para no escribir lo otro. El libro se gestó en cuaderno negro, con bolígrafo roller, resaltadores y fibras. A ratos, un laberinto adverso a cualquier tecnología digital; a ratos, un merodeo alrededor de lo mismo, de años de lo mismo, con obsesión de enamorada. Empedrados y deslizamientos tortuosos también. Ninguna línea recta.
Espero que el lector acompañe esta travesía.
 Zenda Liendivit
Agosto 2016

miércoles, 14 de septiembre de 2016

MALEVICH, ENTRE EL TÁMESIS Y EL RIACHUELO

MALEVICH

Tuvimos la suerte de verlo en la Tate Modern, frente alTámesis. Ahora será a orillas del Riachuelo.




Fotos: Zenda Liendivit (Londres, 2014)

lunes, 12 de septiembre de 2016

¡BASTA DE APRIETES A CONTRATIEMPO EDICIONES!

¡Basta de aprietes!

Contratiempo Ediciones se fundó en el año 2006. La primera producción fue el Número 1 de Revista Contratiempo, "Las ciudades del deseo". A partir de allí, constituyó un espacio independiente donde publicar y distribuir nuestros trabajos más allá del ámbito virtual (la revista digital se fundó en 2000). Un espacio independiente, con espíritu crítico, llevado adelante con esfuerzo y con muchas dificultades precisamente por su no alineamiento ni con el proteccionismo de los grandes medios de comunicación ni con los favores de las academias. Así fueron naciendo los libros y otras publicaciones: tres números más de Contratiempo y 4 números de Morticia, el periódico de actualidad y cultura fundado en 2008. Todo distribuido en librerías, instituciones y bibliotecas de la Argentina y del exterior. Ya lo dijimos pero lo reiteramos: Contratiempo Ediciones no participa, ni participará, de los intereses espurios ni de las contiendas de poder que nada tienen que ver con su accionar en el ámbito del pensamiento y de la cultura. Un libro no es un mercancía: es un proceso, una interacción, a veces, un choque de voluntades. Cualquier editor lo sabe. Ni los aprietes, ni las amenazas van a desviarnos del rumbo trazado. 

http://www.revistacontratiempo.com.ar/contratiempo_ediciones.htm

domingo, 11 de septiembre de 2016

CINE / NO RESPIRES

No respiren

A primera vista se podría pensar que es otra chica rubia que corre desesperada a través de interminables pasillos de una mansión horrorosa. Es cierto, pero sería un reduccionismo. El horror opera de manera misteriosa. Y es, como en este caso, productor y creativo. Y aunque el reino del film es la oscuridad, la película esclarece (como quizás pocas veces en esta última época del género) con una luminosidad enceguecedora, valga la metáfora oportuna, hasta qué punto el espacio pone a prueba la condición humana. Y esta prueba la debe atravesar el propio cuerpo, con un aliento que a cada paso puede ser el último. Sin peligro de spoiler, no casualmente la acción transcurre en la devastada Detroit, uno de los personajes principales es ciego y el objetivo es, casi una obviedad, la soleada California.

domingo, 21 de agosto de 2016

CONTRATIEMPO EDICIONES: FIJANDO POSICIONES

Contratiempo Ediciones: fijando posiciones


Nuestra editorial es anómala: no cuenta con el respaldo (a veces encubierto) de grandes medios de comunicación o academias; ni tampoco con subsidio alguno. No es seudoindependiente: es independiente. Surgió en 2006 porque necesitábamos un espacio propio para publicar nuestros trabajos. Luego se expandió. Editó también los cuatro números impresos de Contratiempo, donde colaboraron autores de todas partes del mundo, y los cuatro de la efímera Morticia, aquel periódico de actualidad y cultura que surgió al calor de las peleas del gobierno de entonces con el mal llamado "campo". Todo fue, y es, a pulmón, a veces a las corridas, con las urgencias editoriales propias pero también con las de los otros: los autores no son (somos) los mejores clientes en cuanto a paciencia. Se quiere el libro ya. Como ahora, que está por salir "Obsesiones. Notas sobre arte y literatura", de Zenda Liendivit y que ya nos gustaría verlo en librerías y bibliotecas. La donación es parte de nuestra política, una forma de enfrentar al tiempo y al olvido. 
Contratiempo Ediciones es un espacio que defendemos y defenderemos aún en los momentos más adversos. Que no suelen estar relacionados a la producción intelectual propiamente dicha, ni a la difícil distribución, sino a contiendas de poder con las que nada tenemos que ver. Pero, se sabe, ser críticos siempre será un problema. Por lo demás, hacemos nuestro trabajo: la mayoría de las veces, muy bien.

Al sitio de la Editorial:
http://www.revistacontratiempo.com.ar/contratiempo_ediciones.htm

domingo, 14 de agosto de 2016

ZONA DE PASO EN VIDEO

Cine y Literatura

Hermoso video, adaptación de un par de fragmentos de la novela "Zona de paso", de Zenda Liendivit, realizado por Agencia Sinestesia.
Escenas:El plan criminal / La traición
https://www.youtube.com/watch?v=CTLt1BzeJmg


ÁMSTERDAM Y SPINOZA

Ámsterdam y Spinoza

Casi como un trillado lugar común, Ámsterdam era Van Gogh y Rembrandt, pero también las utopías habitacionales, las vanguardias estéticas, los delirios de la arquitectura contemporánea y el misterio de esa ciudad surcada por canales, como una Venecia pero libertina. Y de golpe, aparece (porque era domingo, temprano, sin dirección fija) el gigante Spinoza. "El fin del Estado es la libertad", reza al pié de la escultura, horrenda, como casi todas las obras que persiguen el homenaje

(Foto 2014)

jueves, 16 de junio de 2016

MODERNIDAD EN BUENOS AIRES | JORNADAS PENSAMIENTO Y CIUDAD

JORNADAS PENSAMIENTO Y CIUDAD AGOSTO 2016
MODERNIDAD EN BUENOS AIRES

Una mirada sobre las transformaciones de Buenos Aires en el auge del Periodo Liberal y el nacimiento de la Ciudad Moderna (1880-1930). Recorrido crítico y visual por las obras más significativas


Consultas e Informes:


LAS FICCIONES DE BORGES | JORNADAS LITERATURA Y PENSAMIENTO:

JORNADAS LITERATURA Y PENSAMIENTO AGOSTO 2016
LAS FICCIONES DE BORGES
Un acercamiento al universo de Borges a través de tres momentos, que constituyen también tres poéticas, de su obra

CONSULTAS E INFORMES: 

lunes, 6 de junio de 2016

ARTE, CULTURA, COMUNIDAD


Nos estamos yendo de Nueva York. Lo cual siempre es un poco difícil. Ciudad de contrastes irreverentes, fastuosa y degradada a la vez, que fascina y repele con la misma intensidad. Nos quedan las charlas, los encuentros, la errancia, algunas reflexiones sobre los modos de la cultura en las grandes metrópolis. No siempre alentadoras. Este viaje reforzó la necesidad de una construcción alternativa: urge pensar fuera de monopolios, academias e instituciones, de estructuras que necesitan de la circulación del capital como fin último (aunque con ello, a veces, dieran formas bellísimas). Aquí, en el centro del mundo, pero también en Buenos Aires. Pensar una cultura y un arte “descarrillados”, que originen comunidad de sensibilidades afines. Es la búsqueda y el objetivo: pensar la ciudad es pensar hoy las formas de vivir, las atmósferas a construir y las geografías a demoler. Nos vamos de la bellísima e intensa Nueva York, ciudad que facilita la masificación y la diferencia. Nos quedan también algunas instantáneas dando vueltas en la cabeza. Y el deseo, claro, de pronto retorno.


 


 



 


sábado, 4 de junio de 2016

UTOPÍAS PERDIDAS

Utopías perdidas

Desesperados deseos de singularidad y sin embargo, ¡cuánta masificación! Heterogeneidades en pugna que buscan su lugar: en Nueva York se tornan aún más visibles estos afanes por la diferencia perdida entre multitudes. El español a ratos parece la lengua original. Pero, ¿qué español? El habla de México tiene poco que ver con el de otros países aledaños. Se nota una menor población árabe y una suerte de latinoamericanización de la atmósfera. Seguramente para horror de Trump, que tiene torres por todos lados y de tanto en tanto, los móviles de sus canales televisivos andan dando vueltas anticipando lo que se vendrá en noviembre. Clinton y él dominan la escena periodística, con artillería pesada incluida. “Trump podría poner en peligro el Estado de Derecho, dicen estudiosos de EE.UU", titula hoy el New York Times. Hay inquietud y se nota: algo de esos gestos civilizatorios, que se defienden a ultranza y constituyen señal de identidad y diferencia, corre peligro en manos de tanto grito desaforado. Los guetos abundan en esta convulsionada Nueva York; en Brooklyn conocimos el barrio de Williamsburg, un intento por fundar comunidad y reinsertar el arte a la vida cotidiana. Dicen, sin embargo, que el capitalismo está haciendo de las suyas, de nuevo, al elevar los precios de alquileres, fundar turismo de lujo y espantar a los artistas hacia otros territorios. Al parecer, no son épocas para utopías. Ni siquiera en el primer mundo.
 

 

 


(Fotos: Zenda Liendivit / Mayo 2016)

miércoles, 1 de junio de 2016

LA ETERNA MODERNIDAD

La eterna modernidad

La edición de "El Crack-up" que estoy leyendo tiene en la portada, en primer plano, un hombre sentado en un banco de madera, con la cabeza gacha; al fondo y en el centro de la perspectiva, casi como si lo abrazara, se levanta el Puente de Brooklyn. Ambos, hombre y estructura, conforman un conjunto cuyas fuerzas actúan, sin embargo, en sentido contrario. Hubo un derrumbe financiero; hubo cuerpos lanzados al vacío de la desesperación desde prósperos rascacielos de vidrio; hubo una imagen, sin embargo, de una resistencia. O, mejor dicho, de una persistencia. Su utilización hasta el hartazgo por Hollywood va mucho más allá de su extraordinaria belleza (magnética, por cierto): el espíritu gótico, fundado en elementos pétreos, habla de una eternidad que se contrapone, de nuevo, con el carácter intrínsecamente efímero de toda modernidad. Pero como en aquella portada del "El Crack-up", también la abraza.
(Foto Zenda Liendivit / Mayo 2016)

lunes, 30 de mayo de 2016

NUEVA YORK - BUENOS AIRES

Nueva York – Buenos Aires

Calor agobiante a ratos en esta Nueva York invadida de turistas; los locales se marcharon, anticipando el veraneo y aprovechando el fin de semana largo: el lunes se conmemora el día de los caídos en guerra. Tiempo de museos: Moholy-Nagy en el bellísimo Guggenheim; una colección de la década del 60 en el MoMA y otra de “humanos interesantes” en el fronterizo Whitney. Siempre me admira lo implacable que pueden ser ciertos museos neoyorkinos. Una sostenida corriente de criticidad que suponemos trasciende el momento del encuentro con la obra (el tiempo de exposición) y se extiende a otros ámbitos. “Aquí hay círculos y grupos por fuera de las estructuras”, nos comentan. No caben dudas de que en NY estamos frente a un capitalismo activo, que genera efectos. Y esto no se refiere exclusivamente a la circulación de mercancías (cuya proliferación a ratos parece sepultar al mismo comprador); ni a la ciudad misma y su trabajadísimo espacio urbano, sino a las formas del mecanismo. O, mejor dicho, al concepto mismo de mecanismo y sus principales derivados, la especialización y la eficacia. El especialista que se ocupa del fragmento y se aleja de una descreída totalidad. Estas reflexiones surgen no solo al vivir la ciudad, (Nueva York no es Estados Unidos, según sus habitantes), sino los modos de la cultura. Los de ellos y los de nosotros. Una cultura altamente fragmentada, con sus propias reglas de investigación, selección y descarte, que a la vez se refleja en los otros ámbitos cotidianos. Vivimos sumergidos en discursos de especialistas “calificados”, críticos expertos de la actualidad, como si esas parcelas constituyeran la totalidad de la vida. ¿No será, entonces, que estamos reproduciendo este sistema (que repudiamos en voz alta y admiramos en voz baja), con el mismo mecanismo que lo vuelve tan eficaz y sobre todo, que desmantela sistemáticamente las otras posibilidades vitales? Esas que quedan fuera por “anomia” (término tan caro para los adoradores de tradiciones y estructuras), por esa peligrosa falta de forma que podría develar que, al fin y al cabo, las distancias son mucho más breves de lo que parecen.
(Foto: Exposición en el Museo Whitney / Zenda Liendivit, mayo 2016)


sábado, 28 de mayo de 2016

ESCRITURA Y CAPITALISMO

Escritura y Capitalismo

“Generar eventos, congresos, traer gente: el interés académico por lo Latinoamericano es una burbuja, en la calle es otra cosa”, nos dice un productor cultural independiente, de esos que abundan en Nueva York. “La literatura de habla hispana le interesa a un sector ínfimo. Aquí, ser escritor es una profesión, y en un libro interviene una serie de procesos impensable en Latinoamérica. Allá es casi una virtud no vender demasiado; y la escritura no es percibida como un trabajo”, agrega. Estamos en el Greenwich Village, la primavera se ha vuelto definitivamente calurosa y pesada. La combato con limonadas heladas y charlas, con estos encuentros donde, a veces, lo más interesante es lo no dicho, lo que queda agazapado por carecer de una forma pre establecida pero que sin embargo, presiona, fuerza,desconcierta tanto las prósperas góndolas de las librerías neoyorquinas como los programas académicos. Acuciante como este calor que nos está evaporando de a poco, un espacio vacío por donde discurriría una cultura liberadora dentro de un capitalismo a veces sofisticado, a veces demasiado precario. Pero capitalismo al fin.


Fotos: Cartier-Bresson / Mayo Francés (MoMA)

LA LENGUA DEPORTADA

La lengua deportada


"Por el momento, sigue siendo la segunda lengua", nos dicen en el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Nueva York, en el corazón del Greenwich Village. "Se puede atravesar la ciudad sin hablar inglés", agregan desde el Instituto Cervantes. Latinoamérica se ha vuelto obsesión. Lejos, lejísimos quedaron aquellos tiempos en los que el norte nada sabía del sur. Ahora, el otrora bárbaro está en casa y es objeto masivo de estudio. De todo tipo de eventos, jornadas, congresos, publicaciones, intercambios y nuevos rituales. De contaminaciones que jaquean el viejo orden conocido: Trump promete deportar a 11 millones de personas, dice el Times, que ya tiene su versión en español. Pero, eventualmente, ¿se puede deportar una lengua que ya se perfila omnipresente, que no solo se escucha en los trabajos poco calificados sino que ya ingresó a los centros del pensamiento? Y en todo caso, ¿qué lengua es ésta que circula por calles, aulas, bares y metros? No hay forma singular que resista ni posibles propietarios; sí, en cambio, ese latente (y siempre inútil) peligro de normalización. “Nuestra biblioteca lleva el nombre de Jorge Luis Borges”, nos dicen en el Cervantes. “Ahora estamos mirando a Cuba”, agregan en el Instituto de la NYU. El tiempo corre veloz; la primavera oscila entre el frío y el calor, con aguaceros repentinos y soles negros que emergen de golpe y confieren a la ciudad una atmósfera extraña.

Foto: "Muchedumbres" / Exposición fotográfica Instituto Cervantes de Nueva York

domingo, 15 de mayo de 2016

PASAJES

Pasajes

Comprender a través de un objeto, a veces minúsculo, la mecánica de una época: ese fue el proyecto inicial de Benjamin con los pasajes y la Modernidad. Que luego se amplió a París como capital del siglo XIX. Que es lo mismo que decir, capital de una ruptura y de una reorganización. De una nueva correlación de fuerzas que, por esa misma dinámica, se desplazaba a mayor velocidad que el tiempo de la propia escritura. Así como se vio obligado a cambiar el título de su libro "Pasajes", porque estos ya entraban en decadencia rápidamente, pronto también ese "palco en el cual se pondría en escena el drama de la modernidad", como dice Renato Ortíz, se desplazaría hacia otras geografías. Vendría Berlín, tal vez: allí el intento de Alfred Döblin y la Alexanderplatz como elemento urbanístico y a la vez, alegórico, de refundar el nuevo siglo que se inicia finalizada la Primera Guerra y que culminaría con la otra. Y luego, claro está, Nueva York, los rascacielos y Frampton que la declara capital del nuevo siglo XX. 
(Hace algunos años visité el Pasaje de los Panoramas en París: ¡qué desilusión! Me recordó a esas galerías venidas a menos de la década del 80 en Buenos Aires. Pero tal vez comprendí como nunca aquel desfasaje entre realidad y trabajo intelectual. Esa ilusa tarea del lenguaje)

miércoles, 20 de abril de 2016

LAS 4 CONTRATIEMPOS EN PACK

Revista Contratiempo (Ediciones impresas)
La distribución de las editoriales independientes siempre fue un tema difícil. Ahora ampliamos las formas de acceso a nuestros libros, revistas y periódicos. A todos los interesados en la colección impresa de Revista Contratiempo (4 números), aquí un link donde adquirirla:

http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-616491185-revista-contratiempo-pack-x4-de-zenda-liendivit-_JM


martes, 12 de abril de 2016

CINE / LONDRES BAJO FUEGO

No bombardeen Occidente

Preciosa Londres. No nos impacta tanto su destrucción, bien hollywodense, sino esas tomas aéreas, ese ojo que la sigue y la persigue, la escudriña, como quien estudia su objetivo antes del zarpazo. Londres radiante, ciudad mundial, capas sucesivas de la historia que se superponen, exigen protagonismo como baluarte de una civilización que se sabe, lo intuye, condenada (imposible esto en Nueva York: le faltarían esos estratos que, al fin y al cabo, dan sentido al endeble film).

lunes, 28 de marzo de 2016

CINE / EL JUICIO DE NUREMBERG: YO ACUSO

"El juicio de Nüremberg": Yo acuso







Actuaciones descollantes; guión incómodo; escenas brutales; algunos lugares comunes (los norteamericanos buenos y los otros; los alemanes malos y algún arrepentimiento trágico). ¿Hasta dónde llegan las responsabilidades? Desde dónde hablamos y desde dónde juzgamos. El defensor de los nazis (un increíble Maximilian Schell) recurre desesperado a una última carta (después de implicar a Churchill, los rusos, los industriales norteamericanos, etc en el genocidio): "a las imágenes de Buchenwall y Dasau podemos contraponer Hiroshima y Nagasaki".

Aquí Camus en "El hombre rebelde"
"El leimotiv de la defensa de Goering en el proceso de Nuremberg, toma de nuevo esta idea: "El vencedor será siempre el juez y el vencido el acusado". Esto puede discutirse, sin duda. Pero entonces se comprende a Rosenberg cuando dice en el proceso de Nuremberg que no había previsto que este mito llevara al asesinato. Cuando el fiscal inglés observa que "de Mein Kampf partía el camino directo que llevaba a las cámaras de gas de Maidanek", toca, por el contrario, el verdadero tema del proceso, el de las responsabilidades históricas del nihilismo occidental, el único, sin embargo, que no fue verdaderamente discutido en Nuremberg, por razones evidentes. No se puede realizar un proceso anunciando la culpabilidad general de una civilización. Se ha juzgado solamente los actos que, por lo menos, gritaban a la faz de la tierra entera..."

24 DE MARZO / IMAGENES










Fotos: Zenda Liendivit (24/3/2016)